• Encuéntranos en

Adóptalo



¡Gracias al programa Cuidado con el Perro 2.0 adoptar es mucho más fácil!

 

 

SI VAS A ADOPTAR, HAZLO CON RESPONSABILIDAD

 

 En la primera etapa del Programa Cuidado con el Perro se esterilizaron e identificaron perros con dueños y sin dueños (abandonados), con el fin de reducir la tasa de crecimiento de la población canina.
Sin embargo, faltaba hacerse cargo de la población canina abandonada, que había sido esterilizada e identificada, pero que aún permanecía en las calles.

 

Esto motivó que en su segunda etapa, el Programa Cuidado con el Perro implemente nuevas acciones para reubicarlos desde la calle a un hogar responsable.
 

La reubicación de caninos abandonados se realizará a través de dos acciones:

 


EDUCACIÓN CANINA

La medicina del comportamiento es actualmente una especialidad veterinaria que ha dado resultados evidentes, tiene como objetivo prevenir y tratar los problemas de adaptación y de comportamiento de perros y gatos. En el marco de esta segunda etapa adiestraremos y mejoraremos a los caninos abandonados en los aspectos negativos de su conducta, con la ayuda profesional de un médico veterinario especialista en comportamiento canino; con esto favoreceremos la adopción de estos canes.
 


CAMPAÑA DE ADOPCIÓN

En Chile lamentablemente existen muchos perros abandonados, pero pocas personas interesadas en adoptar a uno. Para revertir esta situación concientizaremos a la ciudadanía e incentivaremos las adopciones a través de campañas educativas adaptadas a los distintos medios de comunicación que existen en la actualidad.
 

 

Muchas familias compran o aceptan animales a manera de "regalo" sin considerar las implicaciones que conlleva su crianza y sano desarrollo.
 


Es común encontrar comentarios como los siguientes: que alguien se los regaló, que no fueron conscientes de la responsabilidad que implica tener un perro o que escogieron mal (por ejemplo adquirir un perro grande sin tener suficiente espacio). Esto hace que muchas personas quieran deshacerse de sus animales, regalándolos e incluso abandonándolos en la calle.

 

Como sociedad debemos entender que un animal de compañía no es un juguete, sino un ser vivo con necesidades biológicas y afectivas. Se debe ser conscientes que ellos necesitan alimento, agua, atención médica, resguardo de las inclemencias del tiempo y sobre todo tener contacto y el afecto de los miembros de la familia.